Una noche cualquiera en un estudio especial.

lunes, 5 de septiembre de 2011



Recuerdo el estudio, era muy grande deberia haberlo dejado, pero no lo dejaba porque no encontraba otro similar y que tubiese el mismo encanto, nos decia iba a buscar otro en cualquier momento pero despacio.." nos decia" lo tengo que encotrar y me tienes que llamar, ya sabeis lo busco todo a mi manera.



A veces era tan grande que se perdía o más exactamente nos perdiamos las mujeres que ibamos a ver el estudio y compartir noche, diá o trabajo con el pintor.






Mas de una vez, me he dado cuenta alguna mujer andaba escondida tras los grandes cuadros y me llevaba a la parte de arriba para que... poco a poco... la "escondida" fuera disimulando y sin ruido desapareciendo..he de reconocer me lo pasaba estupendamente haciendome la tonta y estoy segura las chicas que se tenian que ir escondidas tambien.. El era mágico... y su estudio mucho más mágico.






Me producia un morbo tremendo imaginar el juego y a veces me apetecia tener ojos detras de las columnas y los cuadros y hacer participe de los juegos a las escondidas...me imaginaba cuerpos deseosos intentando esconderse y a veces ese pensamiento me excitaba y me bajaba el nivel de rabia acumulada de saberme compartida.






Mi mano derecha intentaba zafarse de un sujetador negro que aprisionaba unos excitados pechos y apretaba los pezones, para que estos no sufrieran nada mas que lo justo.






Entonces el me propone jugar al escondite, yo, con risa nerviosa entre cortinas y cuadros me escondia y me resistia heroicamente, entre una guerra de trincheras... me estremecia y a la vez me atraia esa sensación de ser sorbida poro a poro como una mosca atrapada en miel.






Luchaba contra mi contradicion , pero era necesaria y subia y bajaba y reia y gozaba asi durante toda la noche, extrañamente tiernos, gozosamente vivos, inmensamente libres.






A la mañana la luna reía, el sol se escondia, los amantes bostezaban las manos se unian, los cuerpos se amaban... y el mar bailaba con las notas de un Requien que sonaba por los altavoces.. como un sacrilegio, pero que a nuestras venas misticas les venia muy bien..






Me pegue un gran batacazo al bajar del septimo cielo y olvidarme de la rodilla dañada, mientras me reia a hurtadillas... mientra imaginaba una corte de angeles celestiales soplaban un rigodón... y me sentí libre nuevamente con pechos descaradamente altivos y provocadores.






Se que toco a destiempo, y siempre me arrepiento de mi espontaneidad, pero me sentia habia vuelto a mi ser, a la mujer que siempre he sido y habia dejado de ser, me sentia en la ciudad de las mujeres, con los mismos pechos y caderas todas iguales salvajes y libres... es hora de volver... es hora de volver, es hora de volver...






Se puede vencer o te pueden vencer, pero mientras tanto sigo mi ruta y bailo el baile de los peces acompañada... y siempre a la luz de la luna fiel compañera.






fridaluna






























la Caleta y Sopelana playas hermanadas.

jueves, 1 de septiembre de 2011




La noche es un poco oscura, hoy ha llovido, la carretera está vacia a estas horas pero por seguridad y porque es tarde he preferido coger la autopista. Las luces de mi Citroen barrian metros por delante y yo, pisaba el acelerador con mucha seguridad tragando espacio y aire, iba con las ventanillas abiertas hoy no me apetecia que el aire acondicionado moviera mis cortos rizos.
De pronto me puse a jugar echando el pecho hacia adelante sobre el volante y la cara cerca del parabrisas, de pronto tube la sensación de adentrarme en un gran pastel y los arboles y las farolas de la autopista eran la nata y chocolate, era una manera de distraerme conduciendo con la voz de Sara Brigman a todo volumen cantando " la luna" seguía tragando espacio y sintiendome el centro de ese gran pastel dispuesto para comerselo, asi me distraía y disfrutaba de la condución, la velocidad de mi coche es algo que me produce un gran placer.

Seguía con la luces largas, no habia nadie.. era la una de la madrugada y de pronto la vi, alli a lo lejos, brillante, placida, con espuma blanca como cabritillas saltando, era ella, si, era ella mi playa... tenía nostalgia de la Caleta pero estaba a 1000 km.. no podía llegar aunque mi cuentakilometros rondara los 130..si, si, si,
ya sé.. no se puede ir a mas de 120,pero... era la brisa, la musica, la velicidad, el mar de fondo y mis ansias de oler, tocar, pisar mi playa.. mi "Atxibiribil" los acantilados vivos que todos los dias veo colgados en mi casa.. me llamaban, peligro a esas horas y sola.. pero no, no subiría... podia mas la brisa y mis ganas de pisar el agua.

Mi seguridad era seductora, me da fuerzas el agua, soy fuego y se que tambien aire... queria correr por la playa y sentir la brisa en mi cara, pero busque unas rocas estrategicamente colocadas y con unas grietas por donde a cada golpe de ola pasaba el agua salpicandome los pies y haciendome cosquillas, asi estube hasta las tantas.. uniendo Norte y Sur... playas magicas.. no huelen igual, ni los cielos son iguales, pero alli mismo mirando al horizonte no sé muy bien donde me encontraba, con el cuerpo en un lugar y con el alma en la otra playa.

De pronto sentí frio, y subi con mucha calma la cuesta que separa la playa, sonreia, miraba hacia atras y estoy segura la mar me devolvió su risa... subí al coche, ahora es la Callas la que me lleva a casa... las luces largas de mi coche seguían barriendo km hasta mi casa, unas sabanas moradas y unos gatos ronroneando me esperaban, " ea mami" parecian decir.. ! que horas, ya es hora de dormir!!! miau.. miauu.. buenas noches... hasta mañana.

fridaluna.